APLICACIÓN DE TOXINA BOTULÍNICA PARA FRENAR EL EXCESO DE SUDORACIÓN EN EL HOSPITAL DE FUENLABRADA

En sus seis años de funcionamiento el servicio de Dermatología del Hospital
Universitario de Fuenlabrada ha atendido a más de 100 pacientes afectados
de hiperhidrosis o exceso de sudoración.
La hiperhidrosis o sudoración excesiva es una patología que puede estar
asociada a otras patologías denominándose hiperhidrosis secundaria; o
no estar asociada a ninguna patología de base, hiperhidrosis primaria; en
este caso, su origen es desconocido y se cree que es consecuencia de una
hiperestimulación de las glándulas ecrinas por fibras nerviosas del sistema
nervioso simpático.
Se desconoce hasta qué punto el factor emocional puede ser la causa o la
consecuencia que provoca en el paciente la sudoración. La forma en como lo
percibe y vive el paciente le que va a indicar la necesidad o no de tratamiento.
Esta manifestación suele afectar alrededor de un 2% de la población y se
caracteriza por una hipersudoración localizada fundamentalmente en axilas,
palmas, plantas o región cráneofacial. Su manifestación afecta entre un
25 % a un 50 % a las palmas solas o en combinación con otras formas de
hiperhidrosis.
No existe ningún método para establecer la diferencia entre sudoración normal
o patológica
La hiperhidrosis puede causar complicaciones secundarias como el mal olor,
sobreinfecciones bacterianas y maceración.
En la actualidad la toxina botulínica se utiliza como tratamiento de la
hiperhidrosis axilar, palmar, facial y menos habitualmente para la plantar.
Por el momento, los resultados que se han obtenido en el tratamiento
de la hiperhidrosis axilar y palmar han sido mejores que en la plantar.
Este tratamiento no puede aplicarse en el caso de presentar el paciente
enfermedades neuromusculares, en los períodos de embarazo y lactancia,
ni a pacientes mayores de 65 años.
En el servicio de Dermatología del Hospital Universitario de
Fuenlabrada son tratados alrededor de 16 pacientes al mes afectados
por hiperhidrosis de axilas, palmas o de ambas zonas. Antes de iniciar el
tratamiento los pacientes ya han utilizado otras terapias tópicas sin resultado.
Igualmente, en casos de hiperhidrosis muy importante se les comunica la
posibilidad de tratamiento quirúrgico.
Un alto porcentaje de los pacientes tratados manifiesta su satisfacción con el
tratamiento recibido y aunque la eficacia parece ser mayor en las axilas, es en
los pacientes con hiperhidrosis de manos donde se pone más de manifiesto las
ventajas obtenidas en su vida laboral y social.
Joaquín Casado Pardo
Residente de tercer año de Medicina de Familia y Comunitaria del Hospital
Universitario de Fuenlabrada.
Vicevocal de la Vocalía de Residentes de la SoMaMFyC
Representate de residentes del Área Sanitaria 9 de Madrid
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s